Cómo es el nuevo liderazgo

como debe ser un buen líder en la actulidad
Hoy en día se viven complejas situaciones que ponen a prueba nuestro liderazgo. Pero, ¿se puede aprender a ser líder? En MFI afirmamos que sí.

Comparte este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Cuando Barack Obama alcanzó la Presidencia de los Estados Unidos, requirió que un equipo experto le enseñara a ser líder. Y vaya que lo aprendió muy bien. Obama, que estuvo durante dos periodos en la presidencia de su país, es un verdadero ejemplo de liderazgo mundial.

Inclusive el actor George Clooney fue llamado para que le diera consejos respecto a su vestimenta y lenguaje corporal, a solicitud del propio Obama, cuando era candidato a la Casa Blanca por el Partido Demócrata.

Su sonrisa, porte, carisma e inteligencia le ayudaron a alcanzar la cima. Hasta conquistó con sus movimientos de manos. Transmitió una imagen cercana, humilde, servicial, solidaria y de respeto con su esposa Michelle. Obama es un líder que conecta.

Aunque no todos los líderes son como Obama, hoy en día se viven complejas situaciones que ponen a prueba nuestro liderazgo, independientemente del área en la que nos desenvolvamos.

Lo cierto, es que la imagen es fundamental en la percepción que los demás tienen de nosotros.

Si observas a los líderes que admiras, podrás ver que manejan cierto lenguaje corporal, un lenguaje corporal que da poder.

Si eres el líder de una empresa, debes ser una persona estratégica, que se adapta bien al medio ambiente, alguien que tiene las metas claras y como dicen popularmente, alguien que tenga picos pero también curvas.

Lo que caracteriza a un buen líder

Un líder lo debe ser hasta en su forma de vestir. Hay ropa que transmite liderazgo. Una vestimenta poco adecuada, hará que pase desapercibido.

Es también relevante la postura corporal. La forma de caminar y hasta la de sentarse. Los hombros son fundamentales en el ser humano, un líder no camina con los hombros hacia adelante.

La importancia de saber expresarse y comunicarse, se refiere al ámbito de lo verbal como al de lo no verbal.

Nadie sabe cómo somos por dentro, si una persona no te conoce, sólo tiene la percepción de lo que eres, ese primer escaneo mental hace que la gente quiera hablar contigo. Por eso, el lenguaje no verbal, funciona.

Un líder evita hablar en diminutivo y usar expresiones que denotan inseguridad o duda (de momento o vamos a ver). El tono de voz es fundamental, los líderes tienen voz de liderazgo.

Hay palabras que empoderan, que dan fuerza, como “yo sí creo” o “estoy seguro”.

El uso de tus manos, tus ojos, cómo miras la cara de tu interlocutor, tu lenguaje corporal. Todo habla de ti.

Cuando un director no pone atención o está haciendo otra cosa como revisar su móvil, mientras un colaborador le hace alguna consulta, da una pobre imagen que se aleja mucho de lo que debe ser un líder.

La inmersión total es característica de liderazgo, estar con otra persona con todo tu ser, eso la hará sentirse bien, tomada en cuenta.

Un antilíder

El liderazgo es como la luz puedes usarlo para lo bueno y para lo malo.

Hay una diferencia entre ser Mánager y líder. El obtener un puesto no significa que esa persona sea líder. Existen directivos y gerentes que no están preparados y con sus actitudes les hacen daño a las organizaciones.

El antilíder no busca estar al servicio de sus colaboradores, pero a veces tienen carisma y los manipula.

El hecho de que una persona ocupe un alto cargo y ejerza el poder, sin contar con la preparación necesaria, es perverso.

Cómo podemos aprender a ser líderes

En el mundo de los negocios, existen empresarios muy cerrados, que muestran una actitud de autosuficiencia, Su pensamiento es: yo soy producto terminado.

Pero, afortunadamente, hay otros que sí creen en la formación y desean aprender para lograr avances muy rápidos.

A ellos se les enseña en base al hacer, más allá de la teoría. Esa es la única manera para que el cerebro cambie sus estructuras. 

Un jefe es como un maestro si enseña con empatía y con paciencia, cambia la vida de sus colaboradores, modelando sus actitudes.

Recuerda, el ser humano aprende por imitación. El cerebro tiene múltiples posibilidades de aprender y reaprender.

Los líderes deberían aprender habilidades psicosociales y emocionales, habilidades de liderazgo individual y colectivo. 

Si tienes una empresa, tu responsabilidad es formar a quienes dependen de ti, eso construye una retroalimentación con los colaboradores.

Si no tienes tiempo para enseñar valor, invierte en formación para tus directores, gerentes, jefes de departamento. En Mi Felicidad Interior, queremos brindarte las mejores herramientas para tus colaboradores. Trabajamos metodologías para enseñarles las tan requeridas habilidades blandas o soft skills que tanta falta hacen en las interacciones del día a día de las empresas. 

Consúltanos para conversar sobre lo que te preocupa en cuanto actitud, rendimiento, productividad. Siempre habrá una solución para crecer.

Para seguir leyendo

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Ver más